es-logo-olympus                                                  nuevo logoCelulitis: la palabra que pone los pelos de punta a todas las mujeres del mundo. Para deshacerse de  ella o prevenir su aparición, éstas se gastan cientos de millones de euros al año en cirugía, cremas, masajes y otros tratamientos. Por alguna razón, se cree que la celulitis es el principal indicador del exceso de grasa en las mujeres. Chicas, estoy aquí para deciros que son muchas las causas que conducen a esta alteración subcutánea. No es un problema del que haya que avergonzarse. Además, no siempre es señal de sobrepeso. Se calcula que un 95% de las mujeres del planeta tienen celulitis, de modo que, si ése es vuestro caso, pensad que sois como casi todas las demás. Hasta las chicas delgadas presentan este trastorno de la piel. Veamos algunos de sus detonantes. Así, lograréis prevenir su aparición o eliminar la celulitis ya instalada.

pexels-photo-416778 (1)

 10 Consejos por Cándido Moro de Olympus Sport  Nutrición

  • Beber abundante agua: Entre 1 litro y medio y 2 litros de agua diarios para evitar la retención de líquidos, que es una de las causas principales de la piel de naranja. Sino es suficiente, y sobretodo en época de verano añadir al agua una infusión de cola de caballo e ir bebiendo al largo del día. También es importante añadir café, muy recomendable el café verde por su alto contenido en cafeína. Hay que evitar las bebidas con gas.
  • Exfoliar la piel e hidratarla con productos específicos para combatir la celulitis: Para evitar las células muertas de la piel para que esté limpia he hidratada es importante para que después penetren mejor los productos específicos que vayamos a utilizar para combatir el problema.
    diuretico-diente-de-leon
  • Utilizar productos específicos: Como por ejemplo, productos que contengan cafeína, al igual que beber café verde o vino tinto (en este caso con moderación por tratarse de alcohol) puede prevenir la aparición del problema que tanto afea nuestra piel. Otros productos que sí que funcionan son por ejemplo, el tratamiento anticelulítico de abedul de la marca Welleda. El tratamiento completo consta de exfoliante de ducha a base de abedul, aceite corporal anticelulítico de abedul y se completa con el zumo de abedul que hay que ir bebiendo durante el día o incluso, añadirlo a una botella de litro y medio de agua. También hay tratamientos específicos en pastillas (Aquaway, Dandelion Root, Horsetail_cola de caballo en pastillas, Red Stack Diablo, o Women Vitamins & Minerals que los podréis encontrar a través de Tubellezapp.com en Olympus Sport.                                                                                                                                            termogenico-red-stack-diablo   
    diuretico-cell-aquaway
  • .Dieta sana: Evitar grasas animales. azúcares y añadir cinco piezas de fruta y verduras a nuestra dieta diaria evitando, eso sí, alimentos que hayamos comprobado que nos provocan retención de líquidos, como puede ser la lechuga en muchos casos. También añadir a nuestra dieta pescado azul por su gran contenido en omega 3 y omega 6 y sino es posible, añadir suplementos vitamínicos a base de estos nutrientes. Consumir también productos integrales. Evitar el consumo excesivo de sal que provoca la retención de líquidos.                                                                                        multivitamin-y-mineral-mujer
  • Acompañar la dieta con ejercicio: Caminar, subir escaleras, salir a correr o ir en bicicleta. No hace falta apuntarte a un gimnasio si no tenemos tiempo. Se pueden hacer sentadillas en casa y ejercicios aeróbicos. Es bueno caminar unos 30 minutos diarios como mínimo. Solo hay que ser constantes y salir cada día a caminar. Hay que evitar una vida sedentaria y el estar sentados en una misma postura durante tantas horas no nos favorece nada. Es muy importante evitar el sobrepeso que es uno de los factores principales de la aparición de la celulitis. Lo más importante es que el riego sanguíneo funcione correctamente.
  • Masaje: Si no tenemos mucho tiempo podemos hacernos un masaje con un masajeador manual en la misma ducha.
  • Hay que ser constantes: No sirve utilizar productos específicos una vez a la semana. El tratamiento ha de ser diario y no dejar pasar un día sin utilizarlos. Si somos constantes los resultados ya se notan a partir de las tres semanas/un mes reduciendo visiblemente el problema. Comprobaremos que nuestra piel estará más lisa y sin tantos bultos que tanto nos afean las piernas, principalmente.
  • Zonas conflictivas: Las zonas donde hay que poner mayor atención al problema de la celulitis, no solo en las piernas sinó también en la zona interior de los muslos, la zona interior de los brazos, abdomen, tripa, nalgas y pecho. De esta forma también evitaremos la flacidez de estas zonas tan conflictivas y que tanto nos preocupan.
  • Masticar mucho y comer despacio: De esta manera te saciarás antes y no comerás tanto. Al masticar mucho los alimentos llegan al estómago de manera que éste no tenga que trabajar tanto y reduciendo así las toxinas que provoca hacer la digestión. También es importante comer con moderación, menor cantidad pero más a menudo. Entre 5 y 6 veces diarias. Es la manera de mantenernos en nuestro peso y evitar así los cambios bruscos de peso que tanto favorecen a la celulitis y estrías.
  • Evita el estrés: Es uno de los factores que no nos convienen nada si queremos combatir el problema de la celulitis. Por lo tanto, hay que tomarse un tiempo para nosotros mismos y es bueno practicar técnicas de relajación o yoga. Todo es proponérselo y concienciarse que debemos cuidarnos y lo debemos de hacer a diario. No solo debemos cuidar nuestro cuerpo también nuestra mente como un todo.

        diuretico-cola-de-caballo    Una de las principales causas que originan la celulitis es la mala circulación cutánea y la consecuente deformación de los tejidos conjuntivos, que hace que la grasa subcutánea se acumule y se abra paso entre las distintas capas de la piel, dando lugar a lo que comúnmente se conoce como piel de naranja. Si os limitáis a reducir la grasa corporal, sólo aliviaréis el efecto de esta alteración, pero no suprimiréis su causa ni su manifestación. Por lo general, lo que conduce a un empeoramiento de la circulación sanguínea es la debilitación de los capilares y de los vasos linfáticos encargados de nutrir los tejidos y de destruir las sustancias de desecho derivadas del metabolismo.
Por desgracia, no resulta demasiado complicado dañar la microcirculación y los vasos linfáticos hipodérmicos. Los estudios muestran que los radicales libres son unos de los

principales responsables de esta situación, junto con estar sentado durante mucho tiempo, llevar ropa ajustada o, incluso, estar fatigado en exceso. Cuando se entorpece el flujo sanguíneo subcutáneo, tanto arterial como venoso, se produce una acumulación de radicales libres, que debilitan el funcionamiento celular y que deterioran la circulación y la estructura de los tejidos conjuntivos. Las células que lo regulan reciben el nombre de fibroblastos. Si su capacidad para desempeñar sus funciones sufre anomalías y carecen de la cantidad suficiente de oxígeno y de nutrientes, los adipocitos quedan cubiertos por capas de proteínas y las fibras que los acogen se debilitan, bloqueando la circulación sanguínea.

Este proceso es lo que produce ese aspecto de piel de naranja que he mencionado con anterioridad. Cuando la circulación sanguínea se ralentiza y la linfa se amontona en el tejido adiposo ubicado bajo la epidermis, empieza a formarse una gran cantidad de fibras proteicas. En circunstancias normales, los fibroblastos tienden a disolverlas, pero cuando éstos presentan lesiones, dichas fibras se acumulan y crean una red gruesa y rígida alrededor de los adipocitos. Este tipo de células posee receptores adrenérgicos, entre los que se distinguen los beta (lipolíticos) y los beta2 (antilipolíticos). La celulitis empieza a desarrollarse en aquellas localizaciones que, por motivos genéticos, poseen adipocitos alterados con cierta predisposición a tener más receptores beta2. Estas células acumulan con rapidez cualquier sustancia adiposa que rodea los tejidos y tienden a no deshacerse de ella. Además, dado que la circulación también ha empeorado, el organismo hace que las áreas corporales más accesibles quemen la grasa en forma de energía. Por eso las zonas con celulitis se forman en los depósitos adiposos. La combinación de la gruesa capa de fibras proteicas y del aumento del tejido adiposo conduce a la retención de líquidos, otro aspecto que participa en conferir a la piel esa apariencia rugosa tan antiestética.

Quienes no sepáis qué son los radicales libres y sus efectos negativos sobre el sistema, os lo explicaré por encima para que os hagáis una idea. Los radicales libres son átomos muy inestables que vagan por el organismo y que reclutan electrones de otros átomos estables, lesionándolos. Se cree que estos agentes nocivos son los causantes del envejecimiento y de las enfermedades degenerativas, como el cáncer y las cardiopatías. Su aparición viene dada por numerosos tipos de estrés, entre los que se encuentran el entrenamiento físico, la radiación ionizante procedente del sol, los rayos X y residuos industriales, sin olvidar los gases de combustión de los automóviles, el humo del tabaco, el alcohol, las grasas saturadas, los productos químicos que contienen algunos alimentos, el agua o el aire (existen muchos otros factores que no he citado, así que os aconsejo que leáis algo más sobre el tema).

Como ya he indicado antes, los radicales libres son las partículas que dañan el sistema circulatorio, propiciando la aparición de la celulitis. El objetivo principal de estos átomos es el de combatir las bacterias, los virus y otras células invasoras. Sin embargo, no son capaces de distinguir entre las células que el organismo necesita y las que no, de modo que roban un electrón de cualquiera que quiera desprenderse de uno, iniciando así una reacción en cadena.

Quizá conozcáis la palabra antioxidantes, es decir, los elementos que pueden desprenderse de un electrón sin que ello repercuta en su estabilidad y en sus funciones. Suelen ser muy abundantes en las plantas, la fruta y las verduras frescas (los más conocidos son las vitaminas de los grupos C, E y B y el betacaroteno), las semillas de lino y el ácido alfa-lipoico. Los antioxidantes ceden electrones a los radicales libres para impedir que roben los de otros elementos, volviéndolos inestables. De este modo, las células desempeñan las funciones de manera óptima para las que fueron creadas. Para evitar la devastación ocasionada por los radicales libres, conviene utilizar suplementos ricos en antioxidantes.

Lo creáis o no, una mala digestión contribuye al desarrollo de la celulitis. Incluso si estáis delgadas y coméis poco, podéis padecerla. Muchas personas no mastican la comida como es debido ni se la tragan hasta no haberla mezclado bien con la saliva. Este hábito provoca un mal funcionamiento del proceso digestivo; además, los pedazos de comida que no se han masticado por completo acceden al intestino grueso y atraen a bacterias potencialmente peligrosas. Durante los últimos estadios de la digestión, las toxinas derivadas del proceso llegan al hígado, pero éste sólo será capaz de filtrar una cantidad limitada de ellas. El resto se almacenará en los adipocitos de la hipodermis como mecanismo de defensa para prevenir el deterioro del sistema. Si la celulitis empezara a desarrollarse en estas áreas llenas de toxinas, el organismo no podría deshacerse de ella y el problema se agravaría.

Del mismo modo que la testosterona puede originar problemas de salud en los hombres, las mujeres pueden presentar alteraciones corporales si sus concentraciones de estrógenos no son las adecuadas. El exceso de estas hormonas femeninas ocasiona la debilitación del tejido conjuntivo y la consecuente acumulación de grasa en la capa subcutánea. Asimismo, hace que las fibras que lo sostienen se debiliten. Esta doble problemática conlleva a un acopio de grasa que aumenta debido a la laxitud del tejido conjuntivo. Si a esto le sumamos la retención de líquidos a la que da lugar la sobreproducción de estrógenos, la celulitis es inevitable. Conviene que las mujeres acudan al médico con regularidad para llevar un control de sus niveles de estrógenos y para asegurarse de que todo está en orden. Mantenerse en forma también es una opción muy acertada para equilibrarlos, ya que el exceso de grasa tiende a aumentarlos.

Y hablando de estar en buena forma, el ejercicio también puede ayudaros a no tener celulitis. Como se ha comentado líneas atrás, la mala circulación sanguínea y linfática subcutánea estimulan la aparición de este trastorno. El sistema linfático depende del movimiento (el corazón por sí solo es incapaz de mantener activa la circulación) para que la linfa elimine los cuerpos extraños que penetran en el organismo. Si la circulación sanguínea se ve deteriorada, el movimiento del ejercicio físico puede repararla, además de eliminar los radicales libres y los fluidos perjudiciales para el sistema, en lugar de dejar que se depositen en las células adiposas ubicadas bajo la epidermis.

Pese a que no es cierto que el exceso de peso corporal sea el único detonante de la celulitis, os aconsejo que sigáis una dieta sana y equilibrada para prevenir al máximo su aparición. Y por seguir este tipo de alimentación, quiero decir que no toméis cantidades ingentes de proteínas. Es un macronutriente esencial para tener buena salud, pero su exceso puede saturar el hígado. Éste no filtrará parte de las proteínas, por lo que acabarán convirtiéndose en toxinas y en radicales libres. ¿Y dónde desembocarán? ¡Lo habéis adivinado! En los adipocitos hipodérmicos, donde el organismo los almacena hasta encontrar la manera de expulsarlos. Si no lo consigue, se acumularán y desencadenarán la celulitis.

Echad un vistazo al reverso del envase de vuestra comida basura favorita y comprobaréis que está repleta de nombres de sustancias químicas impronunciables. Algunos de estos ingredientes sintéticos son difíciles de digerir y se depositan en las células grasas en forma de toxinas y de radicales libres bajo la piel. Por eso es fundamental comer alimentos sanos y naturales. Así, el organismo impedirá la acumulación de estos agentes nocivos y, como la mayoría de las frutas y las verduras contienen antioxidantes, eliminarán los radicales libres.

Pero los antioxidantes no son los únicos que inhiben la acción de estas partículas perjudiciales. Beber agua también ayuda a destruirlos. Se aconseja que las personas de a pie tomen entre seis y ocho vasos al día. En el caso de los atletas que entrenan, conviene que beban algo más, alrededor de tres o cuatro litros diarios, para mantener el cuerpo hidratado y limpiarlo de toxinas.

Y como parece que hoy me ha tocado ser el consejero, os sugiero que no fuméis. Si lo hacéis, deberíais ir pensando en dejarlo. Aparte del aliento horrible que persigue a los fumadores todo el día, el tabaco perjudica gravemente el organismo. Para empezar, introduce una gran cantidad de toxinas en el sistema y ya sabéis donde se depositan. Asimismo, debilita la piel mediante la constricción de los capilares; supongo que recordaréis los efectos que la mala circulación tiene sobre la piel. Y por último, debilita los tejidos conjuntivos de la piel, que permiten el desarrollo de la celulitis cuando se contraen, mediante la formación de depósitos de grasa y de líquido.

Las pastillas para dormir o para relajar fomentan la aparición de celulitis, porque, al alterar el proceso metabólico y los sistemas de purificación naturales del sistema, producen una acumulación de toxinas y una retención de líquido.

Pues bien, eso es todo. No tratéis la celulitis como si fuera un tipo de enfermedad social, ni os sintáis marginadas por haber caído en sus garras. La mayoría de las mujeres tienen algo de celulitis y siempre hay un modo de eliminarla. Seguid una dieta sana y equilibrada, rica en fibra y en antioxidantes. Practicar ejercicio físico os ayudará a fortalecer la circulación sanguínea. No fuméis y evitad la comida basura y las grasas saturadas tanto como podáis. Y si queréis, en esta misma página podéis encontrar esos suplementos alimenticios que fomentarán que vuestro cuerpo se libere de la celulitis.

Os sentiréis bien por dentro y por fuera.

 

 

Share.

About Author

Leave A Reply