La ceremonia de los Óscar (también llamada Academy Awards) es considerada la celebración de máximo honor del cine. En ella, cada año, se reconoce la excelencia y activismo social total de profesionales que conforman la industria. Es también la entrega de premios más antigua en los medios de comunicación. La primera convocatoria tuvo lugar en 1929 en Los Ángeles.

Actualmente, se estima que el tejido de votantes que conforman el jurado asciende a la cifra de casi seis mil. Dichos miembros están divididos en distintas ramas, las cuales representan a las diferentes disciplinas contenidas en la realización de una película.

En la ceremonia de antaño Green Book ha recibido el premio a mejor película. Para un filme que huye de pretender lo que no es y se limita dar lo que promete: una buena historia bien contada y bien interpretada. Su temática se encuantra bajo el paraguas del racismo, los prejuicios y la intolerancia. Cuenta el esfuerzo por aprender, entender y conectar con el otro.

La galas arrancan con los posados en la alfombra roja, en donde candidatos e invitados desfilan vistiendo trajes que están a la vanguardia de la moda. Pero este fenómeno caracterizado por exhibir las mejores prendas y apostar por diseños arriesgados, no ha sido siempre ha así.

A medida que la sociedad ha ido evolucionando, también lo ha hecho el dress code. Desde un punto de vista clásico, los hombres solían apostar por un traje tipo esmoquin de color negro, símbolo de elegancia y distinción. Actualmente, son muchos los que aún siguen decantándose por este look atemporal, debido a su potencial estético y estratégico. No obstante, en este post, queremos mostrar hombres que se atreven con la moda sin perder elegancia. Ellos saben brillar con originalidad e incluso la consideran una herramienta de autoexpresión.

David Oyelowo, Gala de los Óscar 2015.

Jared Leto, gala de los Óscar 2016.

Chadwick Boseman, gala de los Óscar 2018

Billy Porter, gala de los Óscar 2019.

Porter desafió las normas de la moda con la creación personalizada del diseñador Christian Siriano. Un juego sobre la masculinidad y la feminidad que desafió de forma correcta el rígido código de vestimenta de Hollywood.

Para el actor y cantante, la elección de la moda fue profundamente personal. A continuación, Billy reflexiona sobre cómo llegar a un acuerdo con su identidad y cómo sus elecciones de moda se han convertido en una herramienta poderosa para su representación personal. «Siempre me ha inspirado la moda. Mi abuela y mi mamá, siempre fueron elegantes. Crecí amándola, pero había un límite en las formas en las que podía expresarme. Cuando eres negro y eres gay, la masculinidad de uno está en duda».

Meritxell Figuera

 

 

 

 

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies